Bizcochos Postres Tortas

Torta de Miel Rusa

La Torta de Miel Rusa o nórdica es una receta poco conocida en nuestros países pero exquisita. Algo con miel nunca puede saber malo. Esta receta combina genial con un vaso de leche caliente en invierno. Vamos a ver cómo se hace, verás que es bien sencillo:

INGREDIENTES:

Para la masa:
70 gr de mantequilla (puedes usar otras grasas, pero te recomiendo mantequilla)
3 huevos tamaño M
2 cucharadas de miel
200 gr de azúcar
1 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de extracto de vainilla
375 gr harina

Para el relleno:
200 gr de mantequilla
225 gr de queso crema (que esté a temperatura ambiente)
455 gr de nata para batir
340 gr Leche Condensada Cocida/ Dulce de Leche

 

PREPARACIÓN:

Paso 1:
Para empezar, prepara el molde para horno (sí, usaremos directamente en el molde) con el que vayas a mezclar los primeros ingredientes y uno mas grande, donde este primero quepa perfectamente, en el que pondrás agua a hervir y meterás dentro el molde donde verteremos la mantequilla, miel y azúcar. Lo removemos un poco y lo dejamos hasta que se derrita con el calor del agua. Puedes poner un paño o toalla cubriendo ambos moldes para que se mantenga mejor el calor. Si no tienes forma de hacerlo en moldes, hazlo con dos cuencos y después lo pasas al molde, más que nada lo hago así por facilitar las cosas.

Paso 2:
En un bowl aparte, batimos los huevos con el bicarbonato de sodio hasta que tengan cierta consistencia. Ahora agrega esta mezcla a la primera y remueve hasta que esté todo bien conjuntado. Lo dejarás con el propio calor del agua hasta que cambie de color, que aproximadamente es media hora lo que tarda.

Paso 3:
Cuando cambie el color, agrega la vainilla y déjalo reposar durante 10 minutos. Agregue entonces harina a la masa; aún puede estar pegajoso después de agregar la harina. Precaliente el horno a 180 grados y cubra la bandeja para hornear con papel pergamino.

Paso 4:
Ahora enharine la encimera donde vaya a trabajar la masa. Amasamos y el producto lo cortamos en 8 trozos iguales de peso (como podamos). Puedes pesarlos para intentar que queden lo más perfectos posibles. Estas capas las extenderemos por el molde uniformemente.

Paso 5:
Hornee cada capa de pastel durante 6 minutos aproximadamente, hasta que estén doradas. A medida que vayan saliendo las piezas, ayúdate de un plato para cortarlas perfectamente circulares. Los bordes los usaremos más adelante. No apile inmediatamente las capas una encima de la otra, ya que perderán su forma uniforme. Más bien, asegúrese de que primero se enfríen en una superficie plana.

Paso 6:
Ya hemos acabado la masa de nuestra rica Torta de Miel Rusa, pero ahora falta la crema de relleno. Para ello, batimos la mantequilla junto con el queso crema y la leche condensada. Una vez que estén bien mezclados, agregue la nata. Batir hasta que veas como picos. Y no te pases ya que puedes llegar a cuajar la crema si le das demasiado tiempo.

 

Paso 7:
Divida toda la crema de manera uniforme entre cada capa del pastel. Forme la torta apilando las capas de pastel.

Paso 8:
Triture los trozos de pastel sobrantes en una licuadora y utilícelos para decorar los lados del pastel. Deje reposar el pastel en el refrigerador durante la noche. Por último y antes de servir, déjelo reposar fuera del refrigerador por un tiempo, ya que agregará más humedad a su sabor. Espero que te guste!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.