Fácil Postres Rápidas

Crema catalana

La Crema Catalana es una receta tradicional de la repostería de España. Se documenta su receta en libros que datan de la época medieval, para que te hagas una idea de lo arraigada que está en la cultura gastronómica de la región y lo tradicional que es. Se parece a una natilla o crema pastelera, pero, sin duda, para comer como postre, prefiero mil veces una buena crema catalana casera. Vamos a ver cómo prepararla:

 

INGREDIENTES:

500 ml de leche entera
Media naranja
Medio limón
Media rama de canela
1 vaina de vainilla
7 yemas de huevo tamaño L
95 g de azúcar
Una + un cuarto (1,25)  de cucharadita de harina de maíz

 

PREPARACIÓN:

Paso 1
Comenzamos: Ponga la leche, la ralladura de naranja y limón y la canela en un cazo. Ahora la vaina de vainilla la cortamos a lo largo y la agregamos al cazo previo. Comenzamos a cocinar a fuego bajo, removiendo todo el rato y vamos subiendo el fuego hasta fuego medio para que empiece a hervir. Cuando alcance el punto de ebullición, retirar del fuego y dejar infusionar la mezcla durante 15 minutos.

Paso 2
Mientras tanto, bate las yemas de huevo en un bowl con el azúcar y la maicena hasta que obtengas una textura homogénea y cremosa. El primer cazo lo pasamos por un colador y tiramos las cortezas y vaina. Una vez colada le leche, ponemos el cazo a fuego medio.

Paso 3
Justo antes de que alcance el punto de ebullición, cuando veas las burbujitas y vapor, agrega de poco en poco la mezcla de huevo, azúcar y maicena, batiendo continuamente hasta que comience a espesar, que, más o menos, tarda algo más de 5 minutos. Retirar del fuego y verter en recipientes individuales. Importante que no sean de plástico, ya que vas a quemarlos con el soplete. Lo más tradicional es de barro, pero puedes usar de cristal.

Paso 4
Cubra cada porción con papel de plástico o papel vegetal para evitar que se forme una costra y déjalas enfriar a temperatura ambiente para, una vez enfriadas, llevarlas al refrigerador.

Y ya estaría lista la receta de Crema catalana. Para servir espolvorea 1 cucharada de azúcar por encima de cada crema (que esté bien esparcido el azúcar por toda la superficie) y le metes con el soplete hasta darle un color marrón, sin llegar a quemarlo. Reserva por unos minutos para que el azúcar quemado se caramelice y esté más crujiente. Y a disfrutar!

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.